Clear your mind

Clear your mind
Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 30 de abril de 2015

Música, amor y alegría.

La música, el amor y la alegría son, para mí, los mejores regalos que me puedan hacer.

Después de haber tenido mucho frío en compañía. Después de haberme lastimado las rodillas arrastrándome. Después de haber llorado de indignación. Después de que los puños me sangraran por golpear las paredes. Después de gritar para escuchar al menos mi eco. Después de haber huido asustada de las críticas. Después de esconder la cara entre las manos para no ver. Después de que me apagaran las luces. Recién después de haberlo padecido, lo pude pisar y achicar. Pude apartar de mi vida lo que no quería y avanzar.

(Un paso hacia la felicidad)

Probé caminos y personas, no escatimé en sensaciones, y sin embargo, me hizo falta ser y vivir aquello que no quería para comprender lo que quería. Metáfora en esta vida es que hoy lo malo me parezcan ríos y lo bueno mares. Navegar por esos ríos, fluir con lo malo para luego desembocar en el mar de lo bueno. Que duela y que arda, pero crecí. Gracias a ello hoy veo lo que más me gusta dar. Y recibir.

Que sea música. Me toca la esencia, siento que recorre mis venas inundando por completo mi interior. Nunca me cansa, nunca me agota.  Escucharla mirando a los ojos a quien me la regala roza lo irreal, es como si pudiera vivir esa otra vida y entender lo que quiere decir con una melodía. Bendita la música, siempre pensé que era el mejor invento del hombre. Y probablemente no importe el estilo, no importe de quien venga, probablemente lo único importante sea conectarse con lo que transmite, lo que provoca. Para mí, alguien que me regala música, me da paz, me habla y escucha sin que las palabras sean necesarias, me invita a viajar con la mente.

Que sea amor. El amor es energía. Y como tal, fluye. Ni se crea ni se destruye, se transforma. El amor está en la vida, no es alguien, no es algo, amor no es necesariamente “pareja” ni “sexo”. Amor es un gesto, un perdón, un esfuerzo por el otro, una sonrisa sincera, un abrazo después de extrañar. El amor te llena, por momentos, porque eso es el amor, momentos. El amor se siente y se comparte. Ni se mendiga ni si niega, surge sincero y sin dirección, darlo cuesta tan poco que quedárselo se vuelve explosivo. Y para mí, alguien que me da amor, es alguien que me cura un poquito el corazón.

Que sea alegría. Y fuera los dolores y problemas, fuera lo que te arrebata la sonrisa ¡Vaya si alivia la alegría! Los rostros de felicidad son algo digno de ver, y ojalá se vieran más seguido. [Más risas de esas que te dejan sin aire] Me alivia la vida, le da otro enfoque. La alegría viene y va, yo intento agarrarla bien fuerte pa' que no se me escape. ¡Ay alegría! El que la regala, digno sea de mis gracias que no me caben en palabras. Quien me da alegría, me regala vida, me regala ganas.

Por eso y porque no alcanzo a explicarlo. La música, el amor y la alegría hay que sentirlos en carne propia, hay que vivirlos para apreciarlos. Yo conocí, con ellos, lo que creo es Felicidad. Una sonrisa muy grande para todos los que me fueron dando esos regalos. Y yo no sé si con una sonrisa sea suficiente, pero para no ser egoísta siempre intento dar un poco de música. O alegría. O amor.

Esa energía merece fluir. Dar y recibir.
Pobreza es no tenerlos. Y no darlos. También intento merecerlos, porque cambiaría todo lo material que tengo por la música, la alegría o el amor.


Puede, incluso, que el camino que estoy siguiente no tenga más final que esas energías. Porque, me pregunto, ¿Qué luz hay en la vida no habiendo música, ni amor, ni alegría?

No hay comentarios:

Publicar un comentario